saludparati.com - Cuerpo Humano

Página Inicial Saludparati.com




Glándulas y Hormonas - El Sistema Endocrino


El Sistema Digestivo


Nuestros Huesos - El Sistema Esquelético


El Sistema Nervioso


El Sistema Muscular


El Sistema Respiratorio


¡Pronto! - El Sistema Inmunológico

Sistema Nervioso

El sistema nervioso es un complejo sistema de comunicaciónes que trabaja por medio de señales eléctricas que viajan hacia y desde todas las partes del cuerpo. Es uno de los dos sistemas que regulan y controlan todas las actividades de nuestro cuerpo, siendo el otro el sistema endocrino. El sistema nervioso, además, nos permite percibir nuestro entrono y relacionarnos éste, así como pensar, recordar y comunicarnos con otras personas.

A nivel celular el sistema nervioso está compuesto por dos tipos principales de células:

1. Las células nerviosas o neuronas

generan, transmiten y reciben mensajes en forma de impulsos eléctricos. La forma de las neuronas varía dependiendo de donde se encuentran y de la función que llevan a cabo. Algunas neuronas se clasifican como bipolares. Estas contienen dos prolongaciones de fibras nerviosas cada una de las cuales surge de un extremo opuesto del cuerpo celular. Otras contienen una cantidad mayor de prolongaciones y se conocen como multipolares. De acuerdo a su función existen neuronas sensoriales (conducen impulsos nerviosos desde los órganos y tejidos hasta el sistema nervioso central), neuronas motoras (llevan impulsos desde el sistema nervioso central hacia los músculos y glándulas) y neuronas de asociación o interneuronas (conectan las neuronas sensoriales con las motoras). A pesar de esta diversidad todas las neronas tienen tres partes principales, a saber:

Cuerpo celular o soma - aquí está contenido el núcleo que es el que dirige la actividad de la neurona. El cuerpo celular contiene toda una serie de estructuras u organelos vitales para la función de las neuronas.

Axón o cilindroeje - es una prolongación larga. En algunos casos puede alcanzar una longitud de más de un metro. El axón conduce hacia otra parte del cuerpo humano los impulsos nerviosos que se originan en el cuerpo celular. El axón establece contacto con otras células por medio de unos terminales llamados sinapsis. El axón libera en la sinapsis unas sustancias químicas llamadas neurotransmisores que viajan a través del espacio intercelular hacia la otra célula. Una vez allí los neurotransmisores se unen a unos receptores especializados en la membrana de la otra célula provocando una respuesta. El axón de algunas neuronas está recubierto por una capa de una sustancia grasa llamada mielina. Esta capa está formada por un tipo de células gliales llamadas células de Schwann. La capa de mielina actúa como un material aislante. A intervalos regulares hay unos nódulos o aperturas entre las células que forman esta capa.  El impulso eléctrico se mueve saltando de un nódulo a otro con lo que se acelera grandemente la velocidad con la que se transmiten las señales.

Dendritas - son prolongaciones relativamente cortas que se originan en el cuerpo celular. Las dendritas reciben mensajes provenientes otras células nerviosas en forma de impulsos nerviosos, los cuales envían hacia el cuerpo celular.

2. Las células gliales o neuroglia

Estas células no conducen impulsos nerviosos, sin embargo llevan a cabo numerosas funciones de apoyo y facilitamiento de las funciones de las neuronas. Existe una controversia en cuanto a la cantidad de células gliales en el cerebro. Según algunos estimados en el cerebro humano hay entre 10 y 50 veces más células gliales que neuronas. Sin embargo, más recientemente se ha estimado que la cantidad de neuronas y células gliales es aproximadamente igual. Las células gliales:

Rodean a las neuronas y las mantienenen en el lugar que les corresponde

Aíslan una neurona de otra

Transportan nutrientes hacia las neuronas

Destruyen patógenos, remueven desechos y digieren partes de neuronas muertas

Cooperan en la producción de nuevas neuronas


El sistema nervioso se divide en dos partes principales:

1. Sistema nervioso central

se compone del encéfalo y la médula espinal.

El encéfalo a su vez está compuesto por todo el tejido nervioso contenido dentro del cráneo. Se divide en tres regiones principales, a saber: el cerebro, el cerebelo y el bulbo raquídeo o médula oblonga.

El cerebro es el órgano más complejo del cuerpo humano. Se estima que puede contener hasta 100,000 millones de células nerviosas y un número igual o mayor de células gliales. Es el órgano que controla el resto del sistema nervioso. También controla las funciones relacionadas con la consciencia humana entre ellas: el pensamiento, la memoria, la atención, el lenguaje y la inteligencia. Es también el órgano que interpreta la información proveniente de los sentidos.

Por su importancia y por revestir tal complejidad dedicamos una serie de artículos más extensos al funcionamiento del cerebro y a las acciones que podemos llevar a cabo para protegerlo.

El cerebelo se encuentra debajo de los lóbulos occipitales del cerebro y encima del bulbo raquídeo. Su nombre significa pequeño cerebro. Posee numerosas conexiones a neuronas motoras a través del organismo. Sus funciónes principales son coordinar los movimientos voluntarios de nuestro cuerpo, mantener nuestro balance y equilibrio y mantener el tono muscular.

El bulbo raquídeo conecta el cerebro con la médula espinal. También regula el trabajo del corazón, los músculos respiratorios, el sistema gastrointestinal y la constricción de los vasos sanguíneos.

La médula espinal - consiste de una prolongación de tejido nervioso dentro de la columna vertebral. Se origina en el tallo cerebral, localizado en la base del cerebro. Funciona como una especie de autopista a través de la cual viajan los impulsos nerviosos desde el cerebro hacia el resto del cuerpo y viceversa.

2. Sistema nervioso periférico

Consiste de todo el tejido nervioso que se encuentra fuera del sistema nervioso central. Está compuesto por nervios que se ramifican y conectan con los distintos órganos del cuerpo. Los nervios son prolongaciones formadas por axones neuronales agrupados. El sistema nervioso periférico esta formado por:

1. Doce pares de nervios que se originan en el encéfalo y se les conoce como nervios craneales. Estos nervios se conectan con los ojos, oídos, nariz, la lengua y el paladar.

2. Otro grupo formado por 31 pares de nervios que se origina en la médula espinal y se les conoce como nervios espinales o raquídeos. Estos nervios se conectan con el resto del cuerpo humano y controlan las acciones involuntarias de órganos como el corazón y los pulmones así como los movimientos voluntarios de los músculos. Los nervios espinales también envían hacia el sistema nervioso central la información captada por el sentido del tacto y las sensaciones de dolor

Los nervios craneales y espínales trabajan conjuntamente permitiéndonos reaccionar al medioambiente. Por ejemplo, los nervios craneales relacionados con la vista o el oído perciben señales que pueden indicar peligro. Inmediatamente estos nervios envían señales que hacen que los nervos espinales activen mecanismos dirigidos a nuestra defensa o a alejarnos del peligro.

En algunos lugares del sistema nervioso periférico se encuentran acumulaciones de cuerpos celulares neuronales y dendritas que se concetan entre sí. Estas acumulaciones se conocen como ganglios. Los ganglios actúan como estaciones de relevo para los impulsos nerviosos. También sirven como puntos intermedios de conexión entre diferentes partes del sistema nervioso.

El sistema nervioso periférico se divide a su vez en dos partes.

1. El sistema nervioso somático - Se compone de neuronas sensitivas que llevan información de los órganos sensoriales (vista, oído, tacto, etc.) hacia el sistema nervioso central. También, por medio de los músculos esqueléticos, nos permite llevar a cabo los movimientos voluntarios del cuerpo humano.

2. El sistema nervioso autónomo o involuntario - Es el sistema que le permite al cerebro humano vigilar y regular el funcionamiento de los órganos de nuestro cuerpo. El sistema nervioso autónomo generalmente funciona de manera automática aparte de nuestra voluntad, aunque es posible lograr por medio del entrenamiento, cierto grado de control sobre algunas funciones de este sistema. El sistema nervioso autónomo ejerce control sobre el corazón, pulmones, hígado, vasos sangúíneos, riñones, estómago, intestinos y otros órganos de nuestro cuerpo. Controla funciones tales como la presión sanguínea, la respiración y el ritmo cardiaco, el metabolismo, la digestión de alimentos, la temperatura corporal, la respuesta sexual, el balance de sodio, calcio y otros electrolitos, la secrecion de fluidos corporales como saliva y sudor y la formación de huesos. Este control se logra por medio de nervios que envían mensajes desde los órganos hacia el hipotálamo, la médula y otras regiones cerebrales. Por lo general, no somos conscientes de estos mensajes que provocan respuestas automáticas las cuales varían de acuerdo a los cambios en las condiciones internas y externas a las cuales está sujeto el organismo.

El sistema nervioso autónomo se divide a su vez en tres partes

El sistema nervioso parasimpático - Es la parte del sistema nervioso autónomo que ejerce el control cuando estamos en estado de resposo o llevando a cabo las actividades cotidianas. El sistema nervioso. parasimpático estimula el proceso digestivo, hace que el ritmo del corazón y de la respiración se desaceleren, disminuya la presión sanguínea. Además, cuando el sistema nervioso parasimpático está en control Los procesos de reparación y crecimiento del cuerpo humano se activan.

El sistema nervioso simpático - Presenta en términos generales una actividad cuyos efectos son contrarios a la actividad del sistema nervioso simpático. El sistema nervioso simpático se activa en situaciones de peligro o emergencia, produciendo lo que se conoce como la respuesta de lucha o huida. Cuando esto sucede, el corazón y la respiración se aceleran, las pupilas se expanden, el proceso digestivo se desacelera o se detiene, la presión sanguínea aumenta. todo esto con el propósito de preparar el organismo para responder a la emergencia. Cuando este estado se prolonga puede causar problemas tales como, estados depresivos y daños a diversos órganos del cuerpo.

El sistema nervioso entérico - es una red de neuronas que controla las funciones del sistema gastrointestinal. Se encuentra localizado en las paredes del sistema gastrointestinal comenzando en el esófago y terminando en el ano. El sistema nervioso entérico tiene la capacidad de actuar de forma autónoma, aunque también posee numerosas conexiones con el resto del sistema nervioso.