Plantas Medicinales:
Antigua y Nueva Alternativa de Salud

 

Página Inicial

Índice de Plantas Medicinales

Acerola Ajo, Anamú Arándano Árnica Astrágalo Black Cohosh Caléndula Cardo Mariano Cundeamor Diente de león Equinácea Feverfew Ginkgo Biloba Gayuba (Uva ursi) Ginseng asiático Gotu kola Hierba de San Juan Jengibre Kava Manzanilla Melaleuca Pau d' Arco Sabal Salvia Sávila Glosario de las Plantas Medicinales

Sávila (Aloe vera, Aloe barbadensis)

 

¿Quién no ha escuchado o leído acerca de las propiedades curativas que se le atribuyen a esta planta de las regiones tropicales? La pulpa de sus hojas contiene un gel o jugo pegajoso y casi transparente que posee amplias propiedades curativas, especialmente cuando es aplicado sobre quemaduras y heridas menores al igual que sobre picadas de insectos. Este mismo gel contiene una sustancia llamada acemanan que estimula las defensas del cuerpo humano produciendo un incremento de algunas células del sistema inmunológico, especialmente la conocidas como macrófagos. Estas son células que devoran y destruyen bacterias y virus presentes en la sangre y los tejidos y producen sustancias que combaten las células cancerosas. Debido a esta propiedad recientemente se ha estado estudiando la posibilidad de emplear la sávila en el tratamiento de la leucemia y algunos tipos de cáncer.

La sávila también es ampliamente usada en productos cosméticos debido a su capacidad para suavizar y proteger la piel.

Algunas personas consumen, además, jugo de sávila con el propósito de aliviar malestares gastrointestinales y mejorar la digestión. También, el látex de las hojas se usa como laxante. Este efecto laxante se produce debido a una estimulación del colon que hace que las heces fecales transiten más rápidamente.

Para uso externo, se puede abrir una hoja de sávila y aplicar directamente la gel sobre la piel en casos de quemaduras o heridas. Para nutrir y embellecer la piel se puede cortar una hoja de sávila y majar la gel con una cuchara o tenedor. Luego se aplica la gel sobre toda la piel y se deja durante unos 20 minutos. Los productos para uso interno varían mucho en su composición y concentración. Se debe emplear la dosis más pequeña que logre los resultados deseados.

Precauciones

La sávila empleada externamente es sumamente segura y acelera la curación de quemaduras y heridas leves. Sin embargo en casos de heridas profundas o quemaduras graves puede causar el efectro contrario, es decir retardar el proceso de sanación si es aplicada durante las primeras etapas. en estos casos es preferible esperar varios dias antes de aplicar sávila.

En cuanto a los usos internos, el jugo de sávila no debe consumirse por personas que padecen de gastritis, colon irritable, enfermedad de Crohn, hemorroides, reflujo gastroesofágico, colitis ulcerativa, apendicitis o cualquier dolor abdominal cuya causa se desconozca. Las embarazadas y las que están lactando también deben abstenerse de ingerir el jugo de sávila.

El uso de la sávila como laxante debe limitarse a no más de una o dos semanas seguidas, ya que el intestino puede crear dependencia. No es recomendable este uso de la sávila en niños menores de doce años. El uso excesivo o prolongado del látex también puede ocasionar una pérdida de electrolitos, especialmente del potasio. No debe combinarse con diuréticos o esteroides ya que estos también tienden a bajar los niveles de electrolitos y el efecto combinado puede ser peligroso. Si usted padece de estreñimiento lo mejor es examinar su dieta e incrementar el consumo de agua y fibra. Si esto no funciona consulte a un profesional de la salud calificado.