saludparati.com - Plantas Medicinales

Acerola Ajo Anamú Arándano Árnica Astrágalo Black Cohosh Caléndula Cardo Mariano Cundeamor Diente de león Equinácea Feverfew (Tanaceto) Gayuba (Uva ursi) Ginkgo Biloba Guayaba Ginseng asiático Gotu kola Guayaba Hierba de San Juan Jengibre Kava Manzanilla Melaleuca Orégano Pau d' Arco Sabal (Saw palmetto) Salvia Sávila Glosario de las Plantas Medicinales

Página Inicial saludparati.com

Acerola

Ajo

Anamú

Arándano

Árnica

Astrágalo

Black Cohosh

Caléndula

Cardo Mariano

Cundeamor

Diente de león

Equinácea

Feverfew (Tanaceto)

Ginkgo Biloba

Guayaba

Gayuba (Uva ursi)

Ginseng asiático

Gotu kola

Hierba de San Juan

Jengibre

Kava

Manzanilla

Melaleuca

Orégano

Pau d' Arco

Sabal (Saw palmetto)

Salvia

Sávila

Glosario de las Plantas Medicinales

El aceite de orégano contiene una sustancia llamada carvacrol que es efectiva contra numerosas bacterias.

El orégano también posee propiedades antiinflamatorias.

Orégano - Origanum vulgare

El orégano es un pequeño arbusto cuyas hojas son color verde oliva y sus flores pequeñas de color rosado o blanco. Crece en numerosas partes del mundo, entre ellas el norte de Europa y la región del Mar Mediteráneo. Desde hace muchos siglos ha sido reconocido por sus propiedades aromáticas y es una parte importante de la cocina mediterránea.

Propiedades del orégano

Las hojas de orégano son ricas en varios nutrientes. Es una excelente fuente de vitamina K la cual tiene importantes funciones en la coagulación de la sangre así como en el crecimiento de los huesos y el mantenimiento de la densidad de estos.

OréganoEl orégano es también una buena fuente de manganeso, hierro y calcio y provee una buena cantidad de fibra.

El aceite de orégano tiene propiedades antibacterianas por medio de las cuales ayuda a inhibir el crecimiento de bacterias tales como la Pseudomonas aeruginosa, una bacteria que puede causar infecciones de difícil tratamiento que afectan el sistema respiratorio, el corazón, la piel, el sistema gastrointestinal y otros órganos. Es una de las más comunes causas de infección bacteriana adquirida en los hospitales. También es efectiva contra el Staphylococcus aureus, una bacteria que se encuentra en la piel y las membranas mucosas y que en la mayoría de los casos no causa problemas. Sin embargo, si logra penetrar la piel a través de una herida puede causar problemas tales como infecciones de la piel y absesos y celulitis. En algunos casos el Staphylococcus aureus puede causar condiciones graves tales como: pulmonía, meningitis, endocarditis (infección de las válvulas del corazón) y osteomielitis (infección de los huesos y la médula ósea).

También se ha encontrado evidencia de que el orégano es efectivo contra la Giardia lamblia, un parásito que causa una infección intestinal llamada giardiasis que produce síntomas tales como: diarréas, flatulencia, dolores abdominales, indigestión y deshidratación.

Un grupo de investigadores portugueses encontró que los aceites esenciales del orégano son efectivos contra 41 cepas de Listeria monocytogenes, bacteria causante de listeriosis una enfermedad que se transmite por medio de los alimentos.

El orégano se ha utilizado también en el tratamiento de problemas gastrointestinales, infecciones de las vías urinarias, problemas respiratorios y menstruación dolorosa.

En un estudio cuyos hallazgos fueron publicados en junio de 2014 en el Journal of Agricultural and Food Chemistry se encontró que el orégano contiene compuestos que pueden ayudar a combatir la diabetes tipo 2.

Investigadores en Alemania y Suiza descubrieron que el orégano contiene una sustancia llamada  beta-caryophyllin que posee propiedades antiinflamatorias y que además puede ser efectiva contra la osteoporosis y la arterioesclerosis. Este estudio se publicó en 2008 en la revista  Proceedings of the National Academy of Sciences

El aceite de orégano

Se obtiene de las hojas y flores de la planta de orégano por medio de destilación al vapor. Cuando se compra puro se recomienda diluirlo con aceite de oliva en una proporción de una parte de aceite de orégano y tres partes de aceite de oliva. Se utiliza de diversas formas. Para dolor de garganta su pueden ingerir varias gotas diluidas en un vaso de agua o jugo. También se puede ingerir para aliviar molestias gastrointestinales y problemas de parásitos intestinales, artritis y dolor de sinusitis.

El aceite de orégano contiene una sustancia llamada carvacrol que es efectiva contra numerosas bacterias y puede usarse externamente como desinfectante. Para estos propositos se pueden diluir 10 gotas de aceite de orégano en 30 mililitros (dos cucharadas) de aceite de coco y frotar en las manos. También puede utilizarse para tratar problemas de la piel entre ellos la rosácea y el acné aplicándolo directamente a los lugares afectados. Para estos propósitos puede usarse combinando partes iguales de aceite de orégano con aceite de coco o de oliva.

El aceite de orégano se puede usar también contra las infecciones respiratorias. En estos casos se puede colocar una gota de aceite de orégano en una vasija de agua hirviente e inhalar el vapor.

Otros formas de uso

Se consiguen también cápsulas que contienen aceite de orégano y se utilizan para combatir parásitos intestinales, diarréa.

El orégano como planta o especia culinaria se consigue como hierba fresca o seca en los supermercados y en las tiendas de productos naturales y se utiliza en numerosas recetas de cocina. El orégano debe guardarse en la nevera en un contenedor sellado que lo proteja de la humedad. Cuando se utiliza en la cocina se recomienda añadirlo al final del proceso de cocción ya que el calor puede afectar su sabor.

El orégano puede usarse también en forma de té para alivar problemas digestivos, diarréas e infecciones de las vías urinarias.

Precauciones

El orégano puede causar malestar estomacal en algunas personas. En las personas alérgicas a las plantas de la familia de las lamiaceas (menta, salvia, tomillo, romero, lavanda, albahaca, yerba buena, entre otras) puede ocurrir una reacción alérgica en forma de picor, inflamación y dificultades respiratorias. En cuanto al aceite de orégano no se recomienda el uso del aceite de orégano en niños ni en mujeres embarazadas o que están lactando. Tampoco se recomienda para personas que padecen condiciones cardiacas o hipertensión