Nutrición para el cerebro

Nutrientes para Nuestro Cerebro

 

Protege tu mente del envejecimiento

El Estrés: que es, Cómo nos Afecta y Cómo Derrotarlo

Relajación y meditación

Plantas medicinales contra la depresión

El problema del insomnio

Remedios contra el insomnio

El masaje terapéutico

El poder curativo de la música

Preserva la Juventud de tu Mente

 

 

Mantener la salud de nuestro cuerpo puede ayudarnos a mantener la salud denuestra mente.  Nuestro cerebro consume alrededor de una cuartaparte del oxígeno que ingresa a nuestro organismo.  Dehecho es el órgano que más oxígeno consume. Si nuestros pulmones pierden una buena parte de su capacidad paratransferir oxígeno y las arterias que suplen sangre oxigenada al cerebro están tapadas y endurecidas a causa de largos años de malos hábitos alimenticios el resultado puede ser un rápido deterioro mental.  Por tanto el ejercicio y una alimentación basada en los principios que hemos delineado en otra parte de esta obra son algunas de las mejores acciones que podemos tomar si queremos llegar a una edad avanzada con nuestra mente en estado óptimo.

  
  • Algunos nutrientes esenciales para mantener nuestra mente a un alto nivel de funcionamiento son:

  • Vitamina B1 (tiamina) - habichuelas, granos, semillas, levadura de cerveza, hígado.

  • Magnesio - nueces, guisantes

  • Potasio - Espinacas, pasas, guineo, dátiles, frutas cítricas, brócoli, aguacate, habas

  • Vitamina B3 (niacina) - leche, pescado, guisantes, semillas de girasol y de ajonjolí, granos integrales, levadura de cerveza.

  • Vitamina B6 (piridoxina) - hígado, habichuelas soya, guineo, atún, habas, levadura de cerveza

  • Vitamina B12 (cobalamina) - hígado, ostras, pescado, yema de huevo, productos lácteos.

  • Vitamina C - frutas cítricas, tomates, fresas, vegetales verdes

  • Cobre - mariscos, nueces, semillas, cerezas, fresas, miel

  • Zinc - dátiles, higos, yema de huevo, pescado, ostras, zanahorias, guisantes, avena germen de trigo, semillas de ajonjolí

  • Triptófano - maní, guineos, leche

  • Tirosina - maní, habas, semillas de calabaza

  • Colina - tofú, yema de huevos, avena, coliflor, col, maní

  • La colina particularmente ha recibido mucha atención ya que, además de ser parte constituyente de la acetilcolina, uno de los principales neurotransmisores del cerebro hay estudios que señalan que puede ayudar en algunos casos de deficiencia o pérdida de la memoria en personas mayores.  Una forma sencilla de suplementar la dieta con colina es utilizando lecitina o "phosphatidylcholine".  La lecitina se puede adquirir en forma de gránulos e ingerir entre dos y cuatro cucharadas dos veces al día.

    Fosfatidilserina

    Capítulo aparte merece esta sustancia que es uno de los nutrientes que más interés ha despertado en años recientes.  La fosfatidilserina es una clase especial de sustancia grasa utilizada por el cuerpo para, entre otras cosas, mantener la salud de las células nerviosas.  Las células cerebrales contienen una gran cantidad de esta sustancia, especialmente en la membrana celular, pero su concentración disminuye con la edad. Si consideramos que la membrana celular posee importantísimas funciones que van desde regular las sustancias que entran y salen de la célula y la composición interna de éstas podemos comenzar a sospechar que la fosfatidilserina es de gran relevancia para la actividad del cerebro.  De hecho, en experimentos llevados a cabo recientemente se ha encontrado que la fosfatidilserina puede ayudar a mejorar la memoria y las capacidades cognitivas, especialmente entre las personas de mayor edad.  En uno de estos estudios llevados a cabo con personas entre 50 y 75 años de edad se le suministro a un grupo de personas 100 mg de fosfatidilserina tres veces al día y a otro grupo se le suministró una sustancia inerte o placebo. Al cabo de 12 semanas se encontró una mejoría significativa en la memoria de los que habían ingerido fosfatidilserina.  La mejoría fue mayor en aquellas personas que previo al estudio confrontaban los mayores problemas de memoria y en las personas de sesenta o más años de edad. Otro estudio llevado a cabo en Italia demostró que la fosfatidilserina en dosis similares a las utilizadas en el estudio anterior puede ayudar a personas de edad avanzada que sufren de pérdida de la memoria de moderada a severa.

       Estos estudios fueron llevados a cabo utilizando fosfatidilserina extraída del cerebro de vacas.  Debido al ya famoso problema de la llamada enfermedad de las "vacas locas" este tipo de fosfatidilserina ya no está en el mercado.  En la actualidad sólo es posible conseguir fosfatidilserina extraida de la soya.  Algunos investigadores señalan que aún no se han llevado a cabo estudios que demuestren que la efectividad de la fosfatidilserina de soya es equivalente a la de la fosfatidilserina de vaca.