Saludparati - depresión

Página Inicial Saludparati.com


La depresión

¿qué es la depresión?

Características de la depresión

La depresión en jóvenes y ancianos

La depresión mayor

La distimia

Trastorno bipolar

Otros tipos de depresión

Depresión posparto

Los efectos de la depresión

Las causas de la depresión - 1

Las causas de la depresión - 2

Depresión, hormonas y desarrollo de nuevas células cerebrales

Genes y depresión

Explicaciones psicológicas de la depresión

Enfermedades y medicamentos que causan depresión

Nutrición y depresión


Pronto: alternativas para combatir y prevenir la depresión


Características comunes de la depresión

La depresión es muy difícil de entender para quien no la ha sufrido. Hay quien piensa que la depresión es similar a lo que sentimos cuando pasamos por situaciones tales como: perder un familiar o amigo cercano, estar desempleados mientras las  deudas se acumulan, o sufrir  una desilusión amorosa. Sin embargo no es así. La persona que no está pasando por una depresión se afecta por estos y otros  problemas, pero no se incapacita por los mismos. En ocasiones, personas que han sufrido una gran pérdida pueden presentar conductas tales como falta de apetito, pérdida de peso, deseos de llorar e insomnio, parecidas a los síntomas de la depresión clínica.

______________________________________________


Si ha sufrido al menos cinco de los siguientes síntomas durante dos semanas consecutivas o más es muy posible que esté padeciendo de depresión clínica:

* Si siente deseos de suicidarse busque ayuda inmediata.

______________________________________________


Sin embargo, en las personas deprimidas, ocurren además sentimientos tales como el de inutilidad (es decir, la persona piensa que no sirve o que no vale nada) y una tendencia a pensar que sus problemas no tienen solución y que nunca saldrán del estado en que se encuentran. Las personas deprimidas también sufren de síntomas tales como una notable lentitud en los movimientos (esto se conoce por el nombre de retardación psicomotora) o y la incapacidad para llevar a cabo tareas cotidianas. Estos son síntomas que no están presentes en las personas que han sufrido alguna pérdida pero no padecen de un estado depresivo. Es también común que la persona clínicamente deprimida experimente fallas de la memoria, problemas para pensar con claridad y una marcada incapacidad para disfrutar de las actividades que hasta entonces le resultaban placenteras. Las personas no deprimidas que han sufrido una pérdida entienden que habrá un futuro en el que se sentirán mejor y tienen sentimientos positivos entremezclados con los negativos.  Además, las personas no deprimidas que sufren una pérdida tienden a recuperarse en un plazo relativamente breve. Las personas deprimidas, por su parte, continúan en ese estado durante un periodo mucho más prolongado.

La persona deprimida sufre un cambio drástico en su estado anímico. También cambia la forma en que se percibe a sí misma y lo que la rodea. Los sentimientos de tristeza o angustia parecen ser exagerados y no guardan proporción con las causas que aparentan provocarlos.  Por otra parte, existen casos de depresión en los que la tristeza y la angustia no figuran entre los sentimientos dominantes. Para algunas personas la depresión se presenta más bien como un sentimiento de vacío o incluso de embotamiento de las emociones. En muchos casos parece como si la persona perdiera la capacidad de sentir o experimentar emociones. A quienes se encuentran en este estado prácticamente nada les  causa alegría o placer. Esta sensación es muy frecuente en las personas deprimidas y se conoce como anhedonia, lo que significa precisamente, incapacidad de sentir o experimentar placer.

_____________________________________

¿Sabía usted que muchos personajes prominentes de la historia han sufrido periodos de depresión, entre ellos: Abraham Lincoln, Ludwig van Beethoven, Edgar Allan Poe, Teodoro Roosevelt y Mark Twain?

_____________________________________

La depresión en distintas etapas de la vida

La depresión durante la niñez

La depresión puede ocurrir a cualquier edad, incluso durante la niñez. En la década de 1980 comenzó a surgir evidencia acerca de la depresión entre pre-adolescentes.

En la reunión anual correspondiente a 2003 de la Academia Americana de Psiquiatría de Niños y Adolescentes Helen Egger, epidemióloga de la Universidad de Duke, presentó información relacionada con la depresión en niños de edad preescolar. John Luby un psiquiatra de la escuela de medicina de la Universidad Washington en San Luis también publicó en 2002 un estudio sobre la depresión en niños entre las edades de 3 y 5 ½ años. Para muchos esto ha sido una sorpresa ya que previamente un gran número de psiquiatras pensaban en la depresión como una condición que no ocurría durante la niñez.

 Se ha estimado que en los Estados Unidos uno de cada 33 niños padece de algún tipo de depresión. Muchas veces la depresión en los niños va acompañada de otros problemas tales como ansiedad y problemas de conducta. Los niños y niñas que sufren de depresión tienden a aislarse de otras personas y muchas veces tienen problemas escolares y dificultades en sus relaciones familiares. En la niñez, contrario a lo que sucede a partir de la adolescencia y hasta aproximadamente los cincuenta años de edad, los varones sufren de una incidencia mayor de depresión que las hembras. La depresión en la niñez tiende a continuar en la adultez especialmente cuando no es tratada debidamente. También está asociada a otras enfermedades de carácter grave en la etapa adulta.

Por otra parte, estos hallazgos acerca de la depresión en la niñez, han sido recibidos con escepticismo por algunos investigadores que piensan que más que reconocer una enfermedad verdadera lo que se ha hecho es clasificar algunos aspectos del proceso de maduración como una enfermedad con lo cual las compañías farmacéuticas se benefician al tener un nuevo mercado para sus medicamentos. Al presente la controversia continúa.

Muchos personajes prominentes de la historia han sufrido periodos de depresión, algunos de estos son: Abraham Lincoln, Ludwig van Beethoven, Edgar Allan Poe, Teodoro Roosevelt y Mark Twain.