saludparati.com - noticias y hallazgos

Página Inicial Saludparati.com


Diabetes: Alternativas Naturales

Problemas de Salud: Alternativas Naturales para su Tratamiento

La Depresión: Cómo Prevenirla y Derrotarla

El Estrés: Cómo Nos Afecta y Cómo Derrotarlo

Plantas Medicinales

Alimentos Que Protegen Nuestra Salud

Revitalice y Rejuvenezca su Cerebro

Dormir y Soñar

Noticias y Descubrimientos en el campo de la Salud

Terapia musical - El poder curativo de la música





Pronto: alternativas para combatir y prevenir la depresión


Efectos nocivos de los productos antibacterianos

Uno de los más serios problemas de salud que han surgido en años recientes es el de la resistencia bacteriana, es decir la resistencia desarrollada por muchas bacterias a los antibióticos que durante mucho tiempo se han empleado para combatirlas. Se ha señalado como responsable de esto el hecho de que muchas personas utilizan incorrectamente los antibióticos que les han sido prescritos, abandonando su uso antes de terminar el curso completo de tratamiento. Esto provoca que las bacterias más resistentes a ese particular antibiótico continúen vivas y se reproduzcan. Cuando esto sucede los antibióticos van perdiendo eficacia por lo que hay que recurrir a dosis más elevadas de los mismos y eventualmente a tener que buscar un sustituto. Otro factor que contribuye al desarrollo de la resistencia bacteriana es la costumbre de utilizar antibióticos cuando no son realmente necesarios. Ejemplo de esto son las personas que utilizan antibióticos para problemas tales como gripe o infecciones de la garganta. Muchas de estas infecciones son causadas por virus y los antibióticos no tienen ninguna efectividad contra estos.

Una conducta que puede estar ayudando a agravar el problema es la de utilizar jabones, y productos de limpieza antibacterianos. Lo cierto es que lavarnos las manos con jabón común y corriente mata numerosas bacterias meramente por la acción alcalina del jabón y la acción de frotarse las manos. Los llamados jabones antibacterianos son aquellos a los que se le añaden atras sustancias con la intención de matar una mayor cantidad de bacterias que el jabón común. Varios estudios han llegado a la conclusión de que estos productos ofrecen poco o ningún beneficio. Sin embargo, otros estudios han llegado a una conclusión contraria. Parte del problema tiene que ver con la forma en que se han llevado a cabo los diversos estudios. Algunos estudos se llevan a cabo con un grupo de personas que utiliza alguno de estos productos en su propia casa durante varias semanas, mientras que otros se llevan a cabo en condiciones controladas en un laboratorio. En el primer tipo de estudio por lo general los productos antibacterianos no lucen ser muy efectivos mientras que los estudios de laboratorio esos mismos productos tienden a producir mejores resultados. Se ha criticado la metodología de los estudios de laboratorio por no reflejar la forma en que el público general utiliza estos productos. También se ha señalado que muchos los estudios que mejores resultados producen para los productos antibacterianos han sido auspiciados por compañías fabricantes de estos.  El ingrediente más utilizado en estos productos se conoce como triclosan, una sustancia introducida al mercado en 1972 y que primeramente se utilizó en hospitales. En la actualidad se utiliza en jabones, dentríficos, líquidos para lavar platos, cosméticos y otros productos con la idea de combatir las bacterias. Por otra parte, también posee cierta eficacia, aunque menor contra los virus y los hongos. La Administración Federal de Fármacos y Alimentos ha señalado que no existe evidencia de que el triclosan provea beneficios adicionales a los ya obtenidos utilizando jabón y agua.

Además de ayudar a provocar el surgimiento de bacterias resistentes, se ha señalado que el triclosan pertenece a una serie de sustancias conocidas como disruptores endocrinos que son riesgosos a la salud. En estudios con animales se ha encontrado que el triclosan en dosis elevadas puede afectar el desarrollo de los órganos. Se cree que esto puede deberse a que el triclosan interfiere con las hormonas que regulan el desarrollo. Recientemente el estado de Minnesota prohibió su uso y algunas compañías como Johnson & Johnson y Procter & Gamble, respondiendo a la presión pública han comenzado a reducir el uso de esta sustancia en sus productos o han anunciado planes para dejar de utilizarlo.


Para más información:

Allison E. Aiello, Elaine L. Larson, Stuart B. Levy. Consumer Antibacterial Soaps: Effective or Just Risky? Clinical Infectious Diseases 2007; 45:S137–47


Brian Palmer. Are some antimicrobial soaps harmful? A state’s decision to ban renews questions.. Washington Post. June 2, 2014

Varios estudios han llegado a la conclusión de que los productos antibacterianos ofrecen poco o ningún beneficio. Sin embargo, otros estudios han llegado a una conclusión contraria.

Sustancias que alteran e interfieren con nuestras glándulas y hormonas.