Saludparati - noticias y hallazgos

Página Inicial Saludparati.com


Diabetes: Alternativas Naturales

Problemas de Salud: Alternativas Naturales para su Tratamiento

La Depresión: Cómo Prevenirla y Derrotarla

El Estrés: Cómo Nos Afecta y Cómo Derrotarlo

Plantas Medicinales

Alimentos Que Protegen Nuestra Salud

Revitalice y Rejuvenezca su Cerebro

Dormir y Soñar

Noticias y Descubrimientos en el campo de la Salud

Terapia musical - El poder curativo de la música





Pronto: alternativas para combatir y prevenir la depresión


Comer menos y nutrirse bien para mejor salud y larga vida

Mientras algunas personas no tienen siquiera para comer lo necesario, otras comen exageradamente e ingieren más calorías de lo que conviene. Numerosos estudios confirman que comer frugalmente añade años y salud a nuestra vida. De hecho en numerosos experimentos con animales se ha encontrado que reducir el número de calorías ingeridas aumenta la duración de la vida y reduce la incidencia de enfermedades crónicas y degenerativas., siempre y cuando no haya malnutrición. Comer en exceso hace que envejezcamos más rápidamente, aumenta la incidencia de cáncer, problemas cardiacos,diabetes y enfermedad de Alzheimer.  Claro está, como ya mencionáramos, no se trata de malnutrirnos. Lo importante es dejar de consumir productos elevados en calorías que aportan poco o nada en términos de nutrientes y por el contrario, ingerir productos de alto valor nutritivo.

Restricción de calorías y envejecimiento

En el siglo XV un noble de Venecia llamado Luiggi Cornaro comenzó, a los 37 años de edad y tras haber pasado una juventud dedicada a las fiestas y la bebida, a cambiar su estilo de vida por uno que le permitiera vivir 100 años y mantenerse saludable. Cornaro vivió hasta los 103 años de edad manteniéndose activo y con su mente clara hasta el final.  El cambio en su estilo de vida al que se le atribuye su longevidad consistió en abstenerse de bebidas alcohólicas y comer muy poco. De hecho a partir de los 37 años de edad la dieta de Cornaro puede clasificarse como una especie de semi-ayuno.

En 1934 Clive McKay y Mary Crowell de la universidad de Cornell llevaron a cabo un estudio en el que crió a un grupo de ratas con una dieta que contenía tan sólo el 60% de las calorías que normalmente ingerían otras ratas a las que se les permitía comer todo lo que desearan.  Esta dieta restringida fue suplementada con vitaminas y minerales.  El resultado fue que las ratas crecieron a una velocidad menor de lo normal pero vivieron más tiempo y se mantuvieron extremadamente saludables. Es importante señalar que esta dieta que les permitió vivir mucho más tiempo que el normal para su especie era una muy baja en calorías pero con cantidades  adecuadas de vitaminas y otros nutrientes. En otros estudios se demostró que con esta dieta es posible extender en 60% la vida máxima de una rata.  Es decir la vida de una rata que por lo general dura unos 1,000 días se puede extender hasta unos 1,600 días.  Otros experimentos han demostrado la utilidad de esta dieta una diversidad de especies animales.

Posteriormente Roy Walford, quien fuera un gerontólogo asociado a la Universidad de California en Los Ángeles y Richard Weindruch llevaron a cabo experimentos que no sólo confirmaron esto sino que se observó que las ratas que seguían este tipo de dieta mantenían su apariencia juvenil y sus niveles de actividad durante más tiempo que las demás. También se encontró que en estas ratas se retrasaba el surgimiento de enfermedades relacionadas con la edad. Experimentos similares se han llevado a cabo con otros animales con resultados parecidos, con la excepción de un estudio llevado a cabo con moscas en que se encontró que la restricción de calorías no produjo efectos benéficos.

Walford diseñó una dieta para seres humanos basada en estas premisas.  Es una dieta que durante varios años va gradualmente reduciendo el número de calorías que ingerimos hasta llevarlo al 60% de lo que se consume normalmente.  La idea de hacerlo gradualmente surge del hecho de que si tratamos de bajar abruptamente la cantidad de comida que ingerimos seguramente tendremos problemas de ajuste ya que nuestro metabolismo no está preparado para tal reducción.  Al hacerlo gradualmente permitimos que los mecanismos del cerebro que regulan el metabolismo y el hambre se ajusten.  Walford creia que con una dieta así cualquier persona puede alcanzar 120 años de edad y quizá más.  Es importante no confundir una dieta restringida en calorías con una mala nutrición.  Es sumamente importante seleccionar bien los alimentos para que tengamos una cantidad adecuada de vitaminas y minerales.  Por tanto es esencial eliminar los alimentos que contienen calorías vacías como bizcochos, galletas, mantecados, papitas fritas, azúcar y grasas.

Continúa